Porque no hay más ciego que el que no quiere ver

Me has roto el corazón, pero te amo. Sí, te amo. Recuerdo cuando me preguntaste una vez ¿por qué no te decía que te amaba? ¿Por qué me costó tanto decírtelo? Bueno, supongo que ahora ya lo sabes, ¿no? No quería decirlo porque sabía que una vez pronunciadas estas palabras no habría vuelta atrás, porque … Sigue leyendo Porque no hay más ciego que el que no quiere ver

Anuncios